The Copper Canyon Missions

Las Misiones de las Barrancas del Cobre

La primer expedición documentada estuvo a cargo de Francisco de Ibarra en 1565. El primer Jesuita Catalán Joan de Font llego en 1604, entrando por las colinas del valle del Rio Papigochi; encontró el fin de sus días durante una rebelión indígena en 1616. En 1622 un sacerdote Italiano celebró el primer bautismo; en 1640 otra rebelión mantuvo cerrada la Misión por 40 años. La mayoría de las Iglesias misionales de la zona fueron construidas antes de 1700.
Sierra Exif JPEG

La forzada imposición de la cultura occidental tuvo resistencia, y se dieron numerosas rebeliones durante los siglos XVI y XVII. Mas tarde, en el siglo XIX, fueron los apache los que allanaron las misiones dificultando la evangelización, y para completar el cuadro, los Jesuitas fueron expulsados de América por razones políticas. Las misiones ocupadas por Europeos estaban muy distantes una de la otra en el enorme territorio, los archivos provenientes de las docenas de pueblos de la sierra se perdieron o están incompletos. Mientras tanto, los nativos agregaron algunas ideas católicas a su cosmogonía y adaptaron algunos rituales. Por siglos, y hasta la fecha, se apropiaron de las Iglesias misionales para comunicarse con sus deidades de manera muy especial. Los Jesuitas actualmente participan en la medida de sus posibilidades en estas comunidades, ofreciendo su apoyo y profundo respeto a la cultura Tarahumara.

Hace un par de años, en la iglesia del Carmen de Batopilas, calle de por medio del Riverside Lodge, una vaca subió las escaleras de la iglesia, y encontró la oficina donde se guardaban los libros, a la mañana siguiente, se encontraron con que la vaca se había comido dos siglos de registros bautismales.